Plan de cierre y abandono de una mina subterránea Título 120-92

Asesoría y consultoría de servicios en geociencias

Plan de cierre y abandono de una mina subterránea Título 120-92

mayo 1, 2019 Geocontacto 0

TÉRMINOS DE REFERENCIA – GUÍA MINERO AMBIENTAL DE EXPLOTACIÓN

Una vez agotadas las reservas remanentes y económicamente explotables del mineral, se procederá al cierre y abandono de la mina. El objetivo del plan es devolver o reintegrar la zona al paisaje inicial, buscando minimizar los efectos adversos dejados por las actividades mineras que se realizaron en el pasado, para lo cual, el concesionario deberá presentar el plan de obras de cierre de la explotación y abandono de los montajes y de la infraestructura, con el cronograma y presupuesto proyectado, el cual será evaluado y aprobado por la autoridad minera o los auditores mineros.

Un adecuado plan de cierre, abandono o restauración deberá ser elaborado e incorporado al proyecto minero desde las fases de desarrollo y explotación mineras y deberán ejecutarse de manera consecuente con el plan de manejo ambiental aprobado.

Si se trata de explotaciones subterráneas se debe evaluar y definir en superficie la proyección de los posibles daños que se pueden causar en el futuro por efecto de la subsidencia tardía del terreno y sus consecuencias en obras civiles y de infraestructura, para lo cual se deben calcular las consecuencias y costos, haciendo las previsiones necesarias.

El Plan de Cierre de una mina debe tomar en consideración las condiciones del área antes de la explotación (Líneas Base ambientales), durante el desarrollo de la actividad, la finalización de las actividades y el uso posterior del suelo. El Plan también debe tener en cuenta los impactos positivos y negativos generados por la actividad durante su operación, los cuáles han sido convenientemente documentados en el correspondiente Plan de Manejo; y analizar la respuesta del territorio a los procesos naturales de su entorno. Las actividades de cierre y abandono de mina se tendrán en cuenta desde el planeamiento minero y durante la ejecución del proyecto minero.

  • Marco Estratégico del Plan de Cierre de Mina – Aspectos Fundamentales a Considerar:
  1. Participación de Actores (involucrados en el Cierre)
  2. Planeamiento
  3. Provisión Financiera
  4. Direccionamiento o gerencia
  5. Normas y Estándares
  6. Cesación de Derechos

PROCESO PARA EL PLANEAMIENTO DE CIERRE

Figura 1. Planeación del cierre (Adaptado del Grupo de Minerales & Energía de Western Australia Inc, 1999).

> Criterios fundamentales para el cierre:

  • Calidad de aguas superficiales y subterráneas
  • Procesos erosivos y estabilidad a largo plazo, de las estructuras que permanecerán en el área después del cierre
  • Usos del territorio y factores estéticos del paisaje después del cierre
  • Impacto social y económico por la reducción de las actividades económicas en el área y compromisos potenciales, relacionados con mantenimiento después del cierre, que permanecerán como legado a generaciones futuras.
  • Consecuencias económicas para la compañía minera y para patrocinadores financieros (actores), con respecto a costos del Cierre
  •  

Identificación de actores involucrados en el proceso de cierre

Cierre de Operaciones en Minas Subterráneas

Aspectos de Cierre Relacionados con Estériles y Colas de Proceso

Aspectos de Cierre Relacionados con Confinamiento Acuoso de Colas de Proceso

Aspectos del Cierre Relacionados con el Manejo de Aguas

Aspectos del Cierre Relacionados con Infraestructura

Como ilustración, se presentan a continuación algunas tecnologías que pueden ser utilizadas para mantener la estabilidad química durante la operación y después del cierre de la explotación minera.

Estabilidad Química – Tecnologías Posibles para su Control

Manejo de Impactos Ambientales

Se presentan las fichas de manejo para los componentes ambientales afectados y para las actividades específicas de Construcción y Montaje y Obras de Trabajo de Explotación, susceptibles de generar impactos. El concesionario minero adaptará y precisará las fichas que considere pertinentes de acuerdo a los impactos de su exploración particular para realizar un mejor proceso de gestión ambiental. En caso de manejos de impactos no previstos en la guía, el concesionario deberá diseñar la ficha y aplicarla a su proyecto. Cada una de las fichas están dispuestas de acuerdo a la tabla.

Lista de fichas de manejo

A continuación se destacan las fichas que se deben tener en cuenta para el plan de cierre y abandono.

CME – 07 – 06 |Manejo de Aguas Residuales Mineras

La explotación de minerales frecuentemente origina reacciones químicas. Los que entran en contacto con el agua como la pirita y otros minerales inestables de azufre presentes en los estériles de los yacimientos, generan un proceso acelerado de oxidación, que da como resultado final la acidificación del agua. Por otra parte, los drenajes mineros arrastran partículas de otros compuestos, que aumentan la turbidez de las aguas receptoras, alterando los procesos fotosintéticos de las plantas acuáticas, especialmente en ambientes lacustres.
El drenaje minero subterráneo generalmente contiene componentes orgánicos como grasas, aceites y solventes, que provienen en su mayoría de máquinas y equipos utilizados en la actividad minera, y componentes químicos disueltos como sales, ácidos minerales y metales, que pueden presentar algún grado de toxicidad, y que no se degradan naturalmente, pudiendo contaminar las fuentes de agua. Además, las fallas o fracturas en la roca inducidas por la minería pueden hacer que las aguas subterráneas o freáticas, que alimentan manantiales de aguas superficiales, encuentren senderos entre las diferentes capas freáticas, presentándose sitios de afluencia parcial o total de éstas aguas hacia la mina, haciendo disminuir o desaparecer los manantiales. Por esta razón, debe considerarse un manejo especial de las aguas residuales de minería, teniendo en cuenta las siguientes medidas:

  • Se debe realizar una caracterización previa del yacimiento y de los componentes de los estériles para prever la posible formación de aguas ácidas.
  • Los sitios de entrada de agua, bocaminas y bocavientos, activos y abandonados, grietas por subsidencia, aguas lluvias y aguas de escorrentía, corrientes superficiales y subsuperficiales, deben ser considerados como canales de acceso del agua a los frentes de trabajo y como mecanismos de transporte de partículas en suspensión de metales pesados, azufre disuelto y algunos iones metálicos en solución.
  • Los drenajes mineros se deben realizar preferiblemente por bombeo o con otro método que minimice el arrastre de sedimentos.
  • El sitio de escombros y estériles debe contar con un sistema de recolección y tratamiento de las aguas de escorrentía que hayan entrado en contacto con ellos, antes de ser vertidas a un cuerpo de agua o de infiltrarlo en el suelo.
  • Las aguas de escorrentía que hayan transitado sobre materiales estériles, apilamientos de mineral, y las provenientes de los drenajes mineros deben ser interceptadas y conducidas a sistemas de tratamiento mediante canales hechos en tierra o impermeabilizados.
Interceptación de aguas por canales
Fuente: Instituto Tecnológico Geominero de España, 1989.
Citado en MMA & MINERCOL, Guía Ambiental Carbón: Minería Subterránea, 2001.
  • Los yacimientos que contienen materiales reactivos, que favorecen la formación de aguas ácidas se deben cubrir por medio de coberturas o sellos de baja permeabilidad, como suelos de textura fina, arcillas o limos, y materiales sintéticos, de polietileno o neopreno.
Sellamientos y cubrimientos. Fuente: ECOCARBON, 1997.
  • Para el tratamiento de los drenajes mineros ácidos, es necesario aplicar una técnica de neutralización. La más utilizada y más aplicable a la minería, especialmente la subterránea, es la adición de cal, por su bajo costo y alta eficiencia.
Etapas de neutralización convencional con cal. Fuente: ECOCARBON, 1997

Esta técnica se realiza en cinco etapas de tratamiento: homogeneización, mezcla, aireación, sedimentación y disposición final del lodo de desecho.

  • Para facilitar el tratamiento es conveniente que el bombeo del agua de la mina se realice de forma constante, y que la capacidad de almacenamiento permita manejar el volumen producido en, por lo menos, tres días de operación.
  • La cal se puede agregar en suspensión líquida, lo cual hace necesario un sistema de alimentación, compuesto de un bomba que alimenta un dosificador que a su vez, inyecta la cal al agua.

En el almacenamiento, técnica que elimina la alimentación, los requerimientos de cal son menos de 0.1 Kg/ 1000l, para minas con drenajes con pH entre 3.5 y 5.0.

Tanques de neutralización. Fuente: ECOCARBON1 1997.
  • También se puede adicionar cal seca o hidratada

Para el tratamiento de los sólidos en suspensión del drenaje minero, se proponen sedimentadores a gravedad mediante el almacenamiento temporal del agua. Estos pueden ser pozos, tanques o lagunas, cuya condición principal es que deben tener una baja velocidad de flujo que permita la sedimentación de los sólidos en suspensión.

Tipos de sedimentadores. Fuente: Instituto Tecnológico Geominero de España1 1989. citado en (MMA & MINERCOL1 Guía Ambiental Carbón: Minería Subterránea1 2001)

El tratamiento de los sólidos disueltos y la estabilización del pH, se logra mediante la aireación del drenaje minero para favorecer la oxidación. Esto se puede lograr haciendo correr el agua a través de las pendientes en cascadas artificiales, con lechos de roca caliza de diferentes tamaños.

Cascadas de aireación y corrección de pH. Fuente: ECOCARBON, 1995.
  • El sistema de tratamiento y el vertedero final deben estar localizados dentro de la propiedad minera, y ubicados donde menor interferencia causen a la operación y donde se evite el contacto con los mineros.
  • Otros factores a considerar son: la topografía, la cobertura vegetal y la cercanía al deposito de explotación.
  • Es necesario hacer el mantenimiento de estos sistemas de tratamiento. Por lo tanto mensualmente debe revisarse que el sistema no presente fugas o infiltraciones y semestralmente se deben retirar los sedimentos de las pocetas de neutralización y sedimentadores.

CME – 07 – 10 |Manejo de Combustibles

Los combustibles son derivadas del petróleo como aceites, lubricantes, gasolina, petróleo, kerosene, grasas, etc., que se utilizan para el funcionamiento y el mantenimiento de vehículos, maquinaria y equipos mineros en general. Para el manejo de combustibles se consideran los siguientes aspectos:

  • Limitar la aplicación y el uso de sustancias químicas derivadas del petróleo en sectores cercanos a cursos de agua y campamentos.
  • Asegurar el almacenamiento, transporte y adecuada disposición los combustibles. El almacenamiento deberá realizarse en bodegas confinadas y cubiertas que se ubicarán a una distancia no menor de 40 m de los cursos de agua y campamentos para evitar que se presenten derrames o fugas que puedan contaminar el suelo. Debe contar con trampa de grasas.
  • Se hará prevención y control de derrames durante el transporte y llenado de los tanques de combustibles, utilizando un sistema adecuado de bombeo y áreas impermeabilizadas. En caso de derrames de algún producto líquido, evite su escurrimiento haciendo canaletas alrededor y recójalo con aserrín, tierra o arena. Posteriormente entierre el material en un sitio apropiado, con alta capacidad de impermeabilización a más de un metro de profundidad y lejos de los cursos de agua.
  • Los cambios de aceite de los motores se harán preferiblemente en el campamento, evitando los derrames en tierra. Se utilizará una bomba de accionamiento manual.
  • El aceite usado deberá recogerse y devolverse a proveedores, o disponerse de acuerdo a las normas vigentes.
  • No dejar sobrantes en el sitio de trabajo, en espacios públicos o en zonas verdes.
  • Las herramientas, envases, bidones y tambores utilizados en la manipulación de productos tóxicos (combustibles, aceites, lubricantes) deben ser lavadas fuera de los cursos de agua.

CME – 07 – 11|Manejo del Suelo

Es necesario conservar la cobertura vegetal de desmonte para que aporte la materia orgánica a la capa superficial del suelo. Puede ser conveniente el aporte de materia orgánica a capas menos orgánicas, que quedan expuestas luego de la explotación minera, ya que allí existe material estéril para el crecimiento vegetal. Se deben generar las condiciones para que el suelo inicial sea conservado de una manera adecuada en pilas que permitan su protección contra la erosión y su posterior reutilización.

El suelo tiene características propias a nivel físico (color, textura, estructura, consistencia, densidad, temperatura y un perfil con horizontes diferenciales de materia orgánica y minerales), a nivel químico (humus, pH, capacidad de intercambio catiónico, relación carbono nitrógeno, saturación de bases, conductividad eléctrica y nutrientes) y a nivel biológico (microorganismos e invertebrados). Para llevar adecuados procesos de manipulación, almacenamiento y restauración es importante tener en cuenta estas características, pues se debe tratar de conservar al máximo la composición original del suelo, así como sus procesos. Algunas recomendaciones para el manejo del suelo son:

  • Es necesario tener una línea base de las características físico – químicas y biológicas del suelo antes de iniciar procesos de descapote y almacenamiento del suelo. Esta línea base servirá como punto de control para el manejo del suelo en la restauración.
  • Se deben definir los sitios para el apilamiento de los suelos con suficiente anticipación a la remoción de los mismos. En lo posible, deberán ubicarse circundando la explotación, en sitios que no vayan a ser minados, para que actúen a su vez, como pantalla visual.
  • Para el almacenamiento de suelos se deben establecer pilas con formas apropiadas y ajustadas al espacio disponible, teniendo presente no acumular demasiado suelo en un mismo sitio, ya que con alturas excesivas en el suelo más interior, se inhibe la capacidad de intercambio gaseoso y la posibilidad de conservar la microfauna, con lo cual su estructura y enriquecimiento orgánico se verían seriamente afectados por la generación de condiciones anaerobias.
  • Remover el suelo del área que se va a descapotar para minería evitando su contaminación y trasladarlo posteriormente al sitio de apilamiento en donde deberá controlarse el paso excesivo de los camiones, con el fin de evitar la compactación de los suelos y así, preservar su estructura.
  • Hacer cerramiento de la pila e instalar una valla o señal informativa, en la cual se indique que se trata de suelo recuperado para actividades de restauración, y se especifique el código de identificación que se maneja dentro del inventario de suelos.
  • Para hacer conservación y manejo del suelo en pila en forma económica, se recomienda la aireación periódica por volcamiento, cuando no se haya revegetado su superficie, o la implantación directa de una cobertura de herbáceas resembrada para su protección que evita la migración y pérdida de material por acción de la lluvia y el viento. Estas medidas generan condiciones favorables para el mejoramiento del drenaje interno de la pila y la formación de un nuevo sustrato húmico.
  • Frente a la posibilidad económica de mejoramiento de las pilas de suelo, se puede adicionar estiércol vacuno, ya que enriquece el contenido de materia orgánica, y facilita posteriores procesos de restauración.
  • Los suelos con problemas de acidificación pueden ser neutralizados con adición de cal o aislados del flujo hidráulico, colocándolos a profundidad suficiente y sobreponiendo una capa de suelo con una vegetación adecuada.
  • Los suelos apilados deberán examinarse, para determinar su textura, riqueza orgánica, sustancias minerales y pH, con el fin de realizar las correcciones necesarias para adaptarlo al hábitat de la vegetación a implementar.
  • Las correcciones de minerales se realizarán mediante la adición de abonos en cantidades determinadas por los análisis efectuados.

CME – 07 – 14|Manejo de Hundimientos

Las labores mineras, principalmente la subterránea, pueden producir hundimientos en el terreno por la apertura de túneles, manejo de aguas superficiales o subterráneas y por la explotación de material de zonas internas o zonas inferiores del talud. Por tal razón:

  • Se deben identificar las filtraciones de agua hacia la mina y todas las posibles fallas geológicas existentes en el yacimiento, así como la resistencia de las rocas y el depósito mineral de interés, para predecir el comportamiento de los pilares,
  • Se debe evitar la infiltración de las aguas subsuperficiales y superficiales hacia el yacimiento y su contacto con el material estéril y el depósito del mineral, ya que puede provocar inundaciones y saturaciones del terreno, generando desestabilización e inducción a procesos erosivos.
  • En áreas con tendencia a inundarse, se deben identificar y controlar de manera especial los hundimientos verticales.
  • En áreas con construcciones y edificaciones, se deben identificar y controlar los hundimientos horizontales diferenciales.
  • En las explotaciones y de acuerdo con el método de explotación utilizado, se pueden dejar pilares de seguridad, con el fin de proteger las estructuras de superficie localizadas encima de los sectores de extracción.
Pilares de seguridad Fuente: Instituto Tecnológico Geominero de España, 1989. Citado en Guía Ambiental Carbón: Minería Subterránea, MMA, 2001.
  • Considerar los derrumbes dirigidos como técnica de prevención de la subsidencia potencial a largo plazo. La topografía es un factor incidente en el proceso de subsidencia, se debe hacer especial seguimiento en áreas de extracción localizadas cerca a colinas, con pendientes bastantes inclinadas o paredes de un cañón.
  • Prevenir la accidentalidad en zonas mineras mediante un programa óptimo de salud ocupacional y teniendo presente la normatividad que exista en las labores de explotación minera.
  • El retrollenado en las áreas donde se extrajo el mineral permite disminuir la magnitud del desplazamiento vertical.
Retrollenado
Fuente: Instituto Tecnológico Geominero de España1 1989.
Citado en Guía Ambiental Carbón: Minería Subterránea1 MMA1 2001.
  • El método de cámaras y pilares es después del desmantelamiento de las labores, el mayor causante de hundimientos.
Hundimientos por cámaras y pilares.
FUENTE: Whittaker & Reddish, 1975. Citado en Guía Ambiental Carbón: Minería Subterránea, MMA, 2001.
  • En los sitios en donde se detecten grietas superficiales se debe utilizar alguna técnica de sellamiento o cubrimiento utilizando material de limo o arcillas, telas impermeables o geotextiles, gravas y limos.
  • Para el cierre de hundimientos en forma de chimenea, producidos por la técnica de cámaras y pilares, se podrán utilizar cierres en forma de pirámide o cono invertido.
  • Es conveniente utilizar técnicas de extracción parcial o armónica , con el fin de evitar hundimientos.
Extracción parcial
Fuente: Instituto Tecnológico Geominero de España1 1998. Citado en Guía Ambiental Carbón: Minería Subterrá- nea1 MMA1 2001.
  • Se deben controlar con la mayor prontitud posible, los incendios en los yacimientos, porque son fuentes potenciales de hundimientos.
  • Se deben incorporar elementos flexibles dentro del diseño de estructuras nuevas, con el fin de evitar los hundimientos.
  • Es importante, para la vida del proyecto minero, la identificación anticipada de posibles causas de hundimientos, y la importancia de las medidas de prevención, mitigación y control requeridas. Debe de tenerse claro un plan de contingencias para actuar en caso de acciones no previstas.

CME – 07 – 15|Manejo de Estériles y Escombros

Los estériles generados en la actividad minera y en las excavaciones para infraestructura deben disponerse en sitios especiales, debidamente protegidos de la dispersión y el arrastre su ubicación debe estar definida desde la planeación. Además, deberán evaluarse las alteraciones que puedan producirse sobre el medio natural, por los cambios en el régimen de escorrentía superficial, la pérdida de suelo, las alteraciones geomorfológicas, la eliminación de hábitats animales, la aceleración y aumento de procesos erosivos y la integración de las estructuras al entorno, una vez se hayan restaurado los terrenos.
Es importante tener en cuenta la lejanía de las escombreras a los núcleos poblacionales; los cambios en el patrón de uso de las tierras y las afectaciones potenciales del recurso agua para atender las necesidades de irrigación e, incluso, de consumo humano (desviación y/o contaminación de fuentes de agua y alteración de la disponibilidad del recurso en términos de cantidad y de calidad).
En general, para el manejo de escombros y estériles se tendrán en cuenta las siguientes medidas:

  • Antes de iniciarse la construcción del Proyecto, el concesionario o la firma contratista deberá establecer el sitio donde podrá disponer los residuos generados durante las excavaciones, descapote, túneles, etc., bien sea en una escombrera legalizada ante las autoridades ambientales, en una de su propiedad o en área en la cual se ejercite una servidumbre.
  • Disponer el material estéril de acuerdo a los requerimientos de escombreras establecidas en los planes de minería y a los beneficios económicos y ambientales que plantea el manejo de grandes volúmenes de material.
  • Insertar, a partir de la fase de desarrollo de la explotación, el concepto, diseño, ejecución y manejo de las escombreras, con el fin de iniciar el proceso de restauración desde las fases tempranas de producción del proyecto minero.
  • Proyectar las acciones de adecuación y manejo de escombreras para restauración, con el fin de aprovechar los costos de oportunidad que plantea el manejo de estériles desde las fases tempranas del proyecto minero.
  • Para establecer los sitios de las escombreras se deben tener en cuenta la zonificación ambiental, evitando las áreas más sensibles, que el sitio permita la disposición de los escombros de una manera económica y que se puedan minimizar los efectos del impacto ambiental.
  • El tamaño y la forma de las escombreras estará determinado por el volumen de estéril que se removerá para la extracción del mineral. Tal cantidad de material dependerá no solamente de la estructura geológica del yacimiento y de la topografía del área, sino también del valor económico del mineral y de los costos de extracción del estéril. En relación con las formas naturales del terreno, las escombreras pueden ser de hondonada, de ladera, de divisoria y de llanura, pudiéndose presentar, combinaciones de algunas de estas formas. De otra parte, la forma de las escombreras depende no sólo de la morfología del terreno, sino también de los equipos mineros de transporte y vertido.
  • Obras de infraestructura para la estabilización de la escombrera.
  • Para el diseño de las escombreras existen varios tipos de conformación: vertido libre, fases adosadas, dique de pie y fases superpuestas.

Vertido libre: Sólo es aconsejable en escombreras de pequeñas dimensiones y cuando no exista riesgo de arrastre de material pendiente abajo. Se caracteriza por presentar en cada momento un talud que coincide con el ángulo de reposo de los estériles y tamaños de diversa gradación. Pese a su uso frecuente, es el más desfavorable geotécnicamente.
Fases adosadas:Proporcionan unos factores de seguridad mayores, al conformarse con taludes medios finales más bajos. La altura total puede llegar a suponer una limitación, por consideraciones prácticas de acceso a los niveles inferiores.
Dique de pie o de pata: Se utiliza cuando los estériles presentan características litológicas y geotécnicas diversas. Consiste en la construcción de un dique en el pie o pata de la escombrera con los materiales más gruesos y resistentes, para que actúe como un muro de contención. Su uso es más frecuente en explotaciones donde se manejan grandes cantidades de materiales arcillosos y/o finos, o cuando las condiciones de la base de apoyo no son buenas.
Fases superpuestas: Con este sistema se logra disminuir los taludes finales y se consigue una mayor compactación de los materiales, otorgándole a la escombrera una mayor estabilidad.

El procedimiento de vertido determina en gran medida el método de construcción ó de desarrollo de la escombrera. Comúnmente, se reconocen dos métodos de vertido: i) por tongadas y, ii) por basculamiento final. En explotaciones en donde la topografía es suave, se aconseja el método de basculamiento final. El tráfico de los camiones permite una mejor compactación de los materiales y, una mayor estabilidad a la escombrera. No obstante, los vertederos construidos por este método son más susceptibles a la erosión por las aguas de escorrentía; a pesar de mantener taludes inferiores, las superficies son largas e ininterrumpidas, sin bermas o terrazas intermedias, y los taludes no pueden protegerse con vegetación.

  • Las escombreras o botaderos de estériles deben ubicarse lejos de toda fuente o cuerpo de agua, y considerar las condiciones hidrográficas locales (inundaciones, nivel freático, nivel de escorrentía superficial y nivel de drenajes superficiales).
  • Su localización debe ser tal que cualquier observador vea la menor cantidad de escombros a lo largo de las laderas. Se recomienda evitar la acumulación vertical de escombros.
Diseños posibles de botaderos y su impacto sobre el paisaje (los signos + y – indican la magnitud del impacto). Fuente: Instituto Tecnológico Geominero de España, 1998. Citado en Guía Ambiental Carbón: Minería Subterránea, MMA, 2001.
  • Las escombreras de estériles se deben revisar periódicamente, con el fin de detectar las en formación y procurar su relleno conforme se vaya terminando la escombrera se debe exponer la menor área posible a la dirección predominante del viento.
  • El dimensionamiento físico de los botaderos debe proveer la suficiente capacidad para manejar el total de estériles producidos, permitiendo el adecuado drenaje de las aguas de escorrentía y causando el menor impacto visual.
  • Paralelo a su avance y desarrollo, se deben establecer barreras vivas que permitan minimizar el impacto visual y la contaminación del aire por emisión de partículas en suspensión originadas por la erosión eólica
  • Se debe garantizar la estabilidad de la escombrera con geometría adecuada. En torno a su corona y pata deben construirse canales de recolección y conducción de las aguas de escorrentía. La figura 7.20 muestra los canales de recolección y conducción de aguas en escombreras.
Diseños posibles de botaderos y su impacto sobre el paisaje Fuente: Instituto Tecnológico Geominero de España, 1998. Citado en Guía Ambiental Carbón: Minería Subterránea, MMA, 2001.
  • La construcción de la escombrera de estériles debe obedecer a las condiciones naturales del terreno. Existen dos métodos: El primero utiliza apilamientos en los extremos de forma perpendicular al piso, avanzando en el sentido de la pendiente de la ladera; así a mayor pendiente mayor volumen de estériles acumulados. El segundo funciona con apilamientos por capas paralelas a la superficie. El volumen de apilamiento resultará mayor que el logrado por el primer método, debido a que cada capa alcanza la compactación gracias a su propio peso.  En las figuras se muestran ambos métodos de apilamiento.
Conformación de escombreras por apilamiento en capas
Conformación de escombreras por apilamiento en extremos

CME – 07 – 17|Manejo de Residuos Sólidos

Se tiene una alta heterogeneidad de residuos sólidos, propios o no, de la actividad minera (material estéril, neumáticos, envases, baterías, filtros, plásticos, chatarra, residuos orgánicos, entre otros) que se podrían clasificar en reciclables, reutilizables, desechos orgánicos, materiales tóxicos comerciables, materiales tóxicos no comerciables, y un pequeño remanente por clasificar (S/C).
En cuanto a la Generación de Residuos Sólidos, el manejo es prioritariamente preventivo y de control, teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Antes de iniciar la construcción de los campamentos, la empresa contratista deberá coordinar con la empresa de servicio público correspondiente, lo relacionado con las prácticas, sitios de almacenamiento temporal, clasificación y horarios de recolección de los residuos sólidos ordinarios.
  • Se deberá indicar al personal que laborará en el Proyecto, la importancia que tiene para el medio ambiente y para la salud de la población, el adecuado manejo de los residuos sólidos. Estas indicaciones se deben hacer mediante planes estructurados de Educación Ambiental.
  • Debe minimizarse en lo posible la producción de residuos sólidos. Esto se espera como resultado de la aplicación de planes de educación ambiental y sensibilización dirigidos al personal vinculado al proyecto.
  • Disponer de recipientes señalados para la separación en la fuente. · Reutilizar, en la medida de lo posible, los residuos reciclables, transportándolos hasta los sitios de acopio más cercanos.
  • Los residuos orgánicos podrán ser dispuestos en el Relleno Sanitario más cercano al área del proyecto, entregados para compostaje o utilizados de ser posible, como alimento para animales de la comunidad local.
  • Se debe evitar la disposición de material sobrante en áreas de importancia ambiental como humedales o zonas de productividad agrícola.
  • Los residuos sólidos producidos en los campamentos pueden ser de dos tipos: Los residuos sólidos ordinarios, comunmente denominados residuos domésticos, se clasifican en: Desechos de alimentos, papel y cartones, plásticos, textiles, caucho, madera, vidrio, metales, llantas. La correcta disposición de los residuos inicia con un almacenamiento en la fuente de generación, en recipientes de plástico reutilizables y combinados con bolsas plásticas desechables para facilitar su manipulación.
  • Los residuos sólidos peligrosos deben ser almacenados en recipientes especiales, con alta resistencia a la corrosión y ser impermeables. Los residuos sólidos ordinarios siempre deben estar separados de los peligrosos.

CME – 07 – 19|Plan de Gestión Social

Es importante que el concesionario minero interactúe con los dueños de predios, comunidades, ONG’s, y autoridades locales, ambientales y mineras; para lo cual debe diseñarse un plan de Gestión Social que promueva las relaciones armónicas. Este Programa es el eje conductor de toda la Gestión Ambiental, se basa en el principio de responsabilidad social empresarial y tiene como objetivo construir la sostenibilidad integral del proyecto. Se sugiere consultar los lineamientos estratégicos sobre participación ciudadana y comunitaria del sector mineroenergético. Las medidas contempladas para el plan de gestión social son:

  1. Programa de Información y participación comunitaria: Se fundamenta en el compromiso constitucional de informar a las comunidades localizadas en el área de influencia directa del proyecto, sobre la naturaleza del mismo, los impactos ambientales identificados y las medidas previstas. Una vez iniciadas las actividades licenciadas, deberán periódicamente ser informadas y participar de los resultados de la implementación del manejo ambiental y de las medidas correctivas que de éste se deriven. Todo lo anterior, conforme al Artículo 30 del 1728/02 del Minambiente. Para el desarrollo del programa es necesario tener en cuenta el reconocimiento de la diversidad social y cultural de las comunidades localizadas en la zona del proyecto. En la planeación específica para las actividades relacionadas con la explotación del mineral, se deben realizar reuniones con la comunidad. En las que se exponen algunos detalles pertinentes y de interés comunitario, las características de las obras, los procesos constructivos y operativos, las posibles afectaciones en los predios, y las posibilidades reales de empleo local. Para la realización de reuniones, se sugiere realizarlas en escuelas o sitios de congregación usual en la zona. La participación de los grupos étnicos en la gestión ambiental se debe realizar de acuerdo con la legislación vigente. La información que se brinde a las comunidades y a las autoridades debe ser clara, accesible y actualizada. Para una mejor coordinación de los aspectos sociales y comunitarios, es importante que el concesionario minero organice un vínculo permanente con la comunidad, mantenga una constante comunicación con las autoridades ambientales y cuente con una persona que atienda las quejas, sugerencias y reclamos, y se encargue de registrar y resolver esos asuntos.
  2. Programa de Educación Ambiental: La educación ambiental, es la base de una buena gestión ambiental, ya que facilita la planeación y ejecución del manejo ambiental y posibilita la disminución de los efectos negativos que puede generar el proyecto, desde la construcción y montaje de la obra, hasta su cierre y abandono. Por lo tanto, todo proyecto minero debe incluir un programa de educación ambiental, dirigido a dos públicos: a las comunidades asentadas en la zona del proyecto y al personal vinculado al proyecto (incluida la dirección de la empresa).

La educación ambiental para las comunidades se realiza a partir del diálogo de saberes, y se orienta hacia el diseño y la ejecución de las acciones pedagógicas y participativas, que contribuyan al manejo sostenible del ambiente y al establecimiento de pautas para la convivencia armónica entre el proyecto, la comunidad y el entorno natural, así como al fortalecimiento de la capacidad de autogestión comunitaria.

La participación del personal vinculado al proyecto dentro de los programas de educación ambiental, tiene varios objetivos, entre los cuales está la promoción del respeto por los recursos naturales renovables de influencia del proyecto minero. Algunos de los temas sugeridos para realizar el programa de educación ambiental minero son:

  • Concientización ambiental de todos los empleados relacionados directa o indirectamente con el proyecto.
  • Normatividad legal regional y nacional sobre la protección ambiental, entidades encargadas de su regulación.
  • Funciones y responsabilidades sobre la Gestión Ambiental para el proyecto minero.
  • Importancia de los recursos naturales renovables sobre el paisaje regional y sus funciones ecológicas de beneficio humano directo e indirecto.
  • Discusión de las alternativas ambientales de producción minera más limpia.
  • Importancia de una buena gestión y desempeño minero.
  • Importancia del cumplimiento ambiental.
  • Consecuencias del incumplimiento ambiental y de una gestión y desempeño deficientes.

Se deben diseñar cursos de educación ambiental y de capacitación para todo el personal que se relacione con el proyecto minero y se deben ajustar a la realidad del proyecto. Además se deben tener en cuenta los siguientes aspectos logísticos y de funcionamiento:

  • Se deben seleccionar sitios adecuados para presentar los talleres, seminarios, charlas técnicas y otro material de capacitación ambiental.
  • Se pueden establecer algunos incentivos académicos al personal de la empresa, para que con sus ideas, se mejoren los controles ambientales de emisiones, vertimientos y manejo de residuos sólidos, tanto de los procesos como de las actividades de las fichas del plan de manejo ambiental.
  • Es importante para la eficiencia del programa de educación ambiental efectuar un seguimiento a su calidad y resultados, mediante evaluación al personal que la recibe, a los docentes que la imparten y a su contribución al mejoramiento del cumplimiento y desempeño ambiental. La aplicación del programa de educación ambiental se realizará durante toda la vida útil del proyecto de exploración y explotación de la concesión minera, durante las actividades extractivas y durante el cierre y abandono de las actividades mineras e industriales.

3. Programa de Fortalecimiento Institucional:

Es muy importante para el proyecto minero mantener una buena imagen que le permita mejorar la coordinación con las autoridades municipales, departamentales, ambientales, mineras y las demás que se encuentren presentes en el área de influencia del proyecto minero. El fortalecimiento institucional para la empresa minera debe estar contemplado durante toda su vida útil.
Las medidas recomendadas para el fortalecimiento institucional contemplan;

  • Armonizar las relaciones internas, al igual que las externas con Alcaldías municipales en su área de influencia, los departamentos, las Corporaciones Autónomas Regionales competentes, las autoridades mineras y otras entidades del sector público de interés.
  • Buscar mecanismos de concertación entre la administración municipal, la comunidad y el proyecto minero; de tal forma que se aclaren las participaciones económicas, las responsabilidades, los deberes y los derechos.
  • Participación del concesionario minero y su institución en aquellas actividades que considere importantes en su área de influencia y que tengan relación con su objeto social.
  • Reconocimiento de la organización minera como único interlocutor válido.
  • Selección de los proyectos o actividades, en los cuales participará la empresa.

4. Programa de Contratación de Mano de Obra:

En el desarrollo de las actividades de Construcción y Montaje, Explotación y Cierre y Abandono se requiere contratar personal de apoyo, tanto calificado como no calificado. Esta situación puede ser positiva, si es vista como generación de empleo para la zona; pero también puede ser negativa, porque puede generar problemas de inequidad social y de inducción de migraciones humanas, acarreando otros conflictos sociales. La oferta de mano de obra no calificada, en la mayoría de las áreas donde se encuentran las minas y los sitios de almacenamiento y procesamiento, es bastante importante, por lo cual deben tener en cuenta los siguientes criterios:

  • Determinación de las necesidades de mano de obra, con base en los requerimientos de cada actividad propia de la explotación minera.
  • Divulgación de las necesidades de mano de obra que puedan ser cubiertas por personal de la zona. Se recomienda tratar el tema de contratación de personal, en reuniones con la comunidad y con sectores organizados de la misma (Juntas de Acción Comunal, Cooperativas y otro tipo de organización local comunitaria). También es recomendable asesorarse de las autoridades locales y de la personería municipal.
  • Incentivar los grupos asociativos que puedan servir de contratistas a la empresa o a otras instituciones de la región.
  • La contratación de personal no calificado para la realización de las diversas labores de apoyo, debe darse prioritariamente con personal local.
  • Debe establecerse claramente el perfil de las personas que se requieren para la obra y, hacer una selección objetiva de los solicitantes.

CME – 07 – 25|Plan de Recuperación

La rehabilitación – recuperación o recomposición – de los terrenos afectados por la actividad minera, constituye una actividad de gran importancia por cuanto permite el aprovechamiento posterior de las áreas afectadas por las labores extractivas. Una de las formas de recuperación más utilizadas, para los suelos degradados, es la revegetación posterior a un perfilamiento topográfico, la cual permite recobrar la productividad biológica del suelo, la protección de los recursos hidráulicos, la minimización de la erosión y el acondicionamiento paisajístico del lugar. Se presentan otras formas de recuperación de los terrenos afectados con obras de relleno, explanaciones o retiro de algunos factores perturbadores; sin embargo, debe evaluarse la aplicabilidad de cada medida implementada.

La recomposición de los terrenos, no debe dejarse para una etapa final, sino que se debe considerar como un proceso simultáneo con el aprovechamiento del recurso. A medida que avanzan las labores mineras, el material de cobertura se va incorporando, en forma secuencial, en las escombreras y en las áreas ya explotadas. Así, los suelos recuperados constituyen el soporte de especies de flora que van a contribuir a la fijación de los mismos y, conjuntamente con la revegetación de taludes con especies nativas adaptadas al lugar, el laboreo de dichos suelos con técnicas conservacionistas (según curvas de nivel), y el manejo controlado de los drenajes naturales, conforman un paquete de acciones cuya finalidad fundamental es el combate de los procesos erosivos, tanto en las áreas afectadas como en las vecinas.

Para actividades de minería subterránea, se deben contemplar programas especiales de sellado y cierre de pozos, chimeneas y hundimientos susceptibles de producir riesgos para el ser humano, así como la revegetación de las zonas, de forma que queden integradas en el entorno, y así reducir el impacto ambiental y paisajístico. Una secuencia de pasos de recuperación puede ser la siguiente:

  • Incorporación de los materiales procedentes de las escombreras, dentro de los pozos, zanjas y frentes de explotación.
  • La recuperación del terreno alterado por la explotación minera (movimientos de tierra y/o revegetación).
  • El cierre y sellado de los pozos y la eliminación de la maquinaria y edificaciones existentes.
  • La protección de las aguas superficiales y subterráneas, para impedir su contacto con los restos de mineral, que pudieran permanecer tras la finalización de las actividades mineras.
  • La revegetación general de la zona para su integración en el entorno.

Para actividades de minería a cielo abierto se requieren acciones de recuperación más complejas, debido al nivel de remoción de la cobertura vegetal y al impacto paisajístico generado. Es preciso tener en cuenta que el proceso de recuperación se debe iniciar desde las fases tempranas de la planeación minera, con el diseño simultáneo del Plan de recuperación. Con ello se busca que, en la medida en que se va alterando el medio biofísico para darle paso a la extracción de minerales, se prevea un manejo ambiental adecuado de vías de acceso, materiales estériles, escorrentía superficial, suelos, vegetación e infraestructura de soporte, etc., con miras a las labores de recuperación.

La base de un plan de recuperación se encuentra tanto en el conocimiento que se tenga del medio biofísico, socioeconómico y cultural del área de acción, como en la existencia y seguimiento riguroso de un plan de minería. Si las alteraciones finales del terreno no son previstas desde un comienzo, es posible que las actividades de recuperación sean casi imposibles de ejecutar, debido a sus altos costos. Por esta razón, las modificaciones del terreno deben ser lo suficientemente estudiadas en forma prospectiva y de acuerdo con la investigación preliminar de la explotación y los planes de minería a ser ejecutados.

Para hacer el diseño del plan de recuperación se deben tener unos objetivos claros sobre el uso postminero, estar de acuerdo con los aspectos legales para las acciones que se deseen emprender (reforestaciones, rellenos, terraplenes, etc.), actuar en armonía con los planes locales y/o regionales de ordenamiento territorial, y realizar los estudios básicos que demuestren la factibilidad del plan de recuperación; de tal forma que no altere negativamente el medio biofísico, el medio socioeconómico y los aspectos culturales. La figura muestra una integración de la planeación minera con los usos de la tierra y la recuperación de terrenos.

Integración de la planeación minera con los usos de la tierra y la restauración de terrenos
FUENTE: «Surface Mining». Kennedy1 B. Society for Mining1 Metallurgy and Exploration1 Inc. Littleton1 Colorado1 2 ed 1990.  citada en MMA
& MINERCOL. Guía Ambiental Carbón: Minería Cielo Abierto. 2001.

Finalmente se debe evaluar el estado de las tierras, ya que las explotaciones mineras imponen cambios drásticos en los patrones de uso de la misma, lo cual obliga a la implementación de procesos planificados para la adopción de nuevos tipos de utilización que armonicen con la oferta socio ambiental y cultural de las áreas en donde se emplazan los proyectos mineros, conservando los recursos para el usufructo de generaciones futuras. En áreas intervenidas, será importante examinar qué tipos de usos de la tierra pueden ser prometedores como complemento del proceso de recuperación propuesto. Para el efecto la tabla presenta una serie de requerimientos nutritivos y estructurales del suelo en las tierras que se quieren destinar a diversos usos y se orientan las actividades de recuperación.

Estrategia para la selección de usos de la tierra FUENTE: «Surface Mining». 2vd ed. Kennedy, B. Society for Mining, Metallurgy and Exploration, Inc. Littleton, Colorado, 1990.
Tipos de uso de la tierra, requerimientos y medidas de manejo Fuente: Guía Ambiental Carbón: Minería a Cielo Abierto, MMA, 2001.

Seguimiento, Monitoreo y Evaluación

explotacion-4

 



ESTADO ACTUAL TÍTULO 120-92

Información general:
Titulo: 120-92
Modalidad: CONTRATO EN VIRTUD DE APORTE
Titular: CIRO RODRIGUEZ AVILA
Área: 17,4 Ha
Ubicación: Municipio de Socota vereda El Alto sector Los Amarillos
superpuesto con el páramo de Pisba (ZP-PISBA)
Método de explotación: Ensanche de Tambores en el Rumbo.
El título estuvo vigente hasta el 19/06/2013

Estado Actual: según informe PARN-OIBC-030·2018
Auto 2018 y 2019

  • Contractualmente el Título Minero se encuentra vencido y con rechazo de la solicitud de prorroga y se requiere inmediatamente ejecute plan de cierre y abandono.
  • Hay pasivos ambientales
  • No hay actividad minera y se encuentran labores mineras abandonadas y derrumbadas.

MEDIDAS PREVENTIVAS

  • SGSST implementado y cumplimiento a Decreto 1886 de 2015.
  • Contar con un plan de procedimiento de control de producción implementado
  • Contar con un plan de ventilación Implementado.
  • Contar con un plan de sostenimiento implementado
  • Contar con Licencia Ambiental Aprobada.

Instrucciones Técnicas: Realizar cierre y abandono a dos BM.


Fotografía en 360° Mina Los Amarillos, Municipio de Socota – Boyacá Colombia.


Ubicación de la mina


icon-car.pngFullscreen-Logo
Titulo 120 - 92 Socota

cargando mapa - por favor, espere...

Titulo 120 - 92 Socota 6.024226, -72.598515


Galería de fotos


 

2,982 total views, 121 views today

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario