Siete mundos, un planeta 5/7: Europa

Siete mundos, un planeta 5/7: Europa

1 de agosto de 2021 0

Europa, un continente lleno de gente transformado por la humanidad, donde se encuentran animales extraordinarios en lugares sorprendentes.

En lo alto de la ciudad de Gibraltar, los macacos de Berbería, el único primate de Europa, viven una vida llena de secuestros y gran drama, mientras que en los cementerios de Viena “robar tumbas” los hámsters europeos luchan entre sí por comida. Al caer la noche, los bosques que rodean las antiguas aldeas montañosas italianas se convierten en el coto de caza de lobos raramente vistos mientras bajo tierra en las cuevas de Eslovenia, y viviendo hasta cien años, se pueden encontrar “pequeños dragones”.

Pero en este mundo lleno de gente todavía hay naturaleza. En el extremo oriental del continente, escondido en los vastos bosques de Finlandia, es el lugar perfecto para que las madres osos pardos críen a sus hijos. Al norte, al margen del Círculo Polar Ártico, la tundra abierta resuena con el sonido de batallas titánicas mientras los toros de bueyes almizcleros luchan por el derecho a reproducirse.

El clima cálido y estable de Europa y los largos y cálidos días de verano ayudan a desencadenar el espectáculo de vida salvaje más espectacular del continente. En Hungría, durante solo unos días en junio, millones de moscas gigantes emergen del río Tisza. Todas ahora compiten, desesperados por encontrar un compañero: en unas pocas horas todas estarán muertas y el espectáculo terminará hasta el año que viene. El poderoso delta del Danubio en Rumania atrae aves de todo el mundo. Aquí, grandes pelícanos blancos se reúnen por miles, pero en lugar de encontrar su propio pez, estos pájaros bravucones les roban a los cormoranes sus capturas duramente ganadas.

Hoy, solo el 4% de Europa está protegida. Muchos de los animales de Europa han sufrido a manos del hombre durante miles de años. Sin embargo, los esfuerzos de conservación dedicados recientemente han lanzado un salvavidas a unos pocos afortunados. Una vez al borde de la extinción, el lince ibérico regresa a las montañas de España. Los números han aumentado de menos de 100 a 700 en cuestión de décadas. Solo protegiendo la naturaleza que queda y creando nuevos espacios salvajes, se puede asegurar un futuro para la preciosa vida silvestre de Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *